Saltar al contenido

Experimentos para niños divertidos y fáciles (experimentos científicos)

Lo bueno de la ciencia es que describe lo que sucede a nuestro alrededor, todo el tiempo. A veces, sin embargo, a los niños les resulta difícil conectar lo que saben sobre ciencia con el mundo real. Estos sencillos y divertidos experimentos científicos para niños se pueden hacer en casa, con artículos domésticos de uso diario, y servirán para mostrarles a los niños que los conceptos abstractos con los que pueden tener dificultades en realidad tienen influencia sobre su vida cotidiana normal. La próxima vez que sus hijos busquen actividades divertidas para hacer en un día lluvioso, uno de estos experimentos será el plan perfecto.

Experimentos científicos divertidos y fáciles para niños

1- Experimento de la oxidación de la manzana

Paso 1: Seleccione una variedad de líquidos. Ejemplos:

  • Agua corriente
  • Agua salada (1/8 cucharadita de sal, 1 taza de agua)
  • Agua azucarada (1 cucharada de azúcar, 1 taza de agua)
  • Agua con miel (1 cucharada de miel, 1 taza de agua)
  • Jugo de limón puro
  • Limonada
  • Jugo de manzana
  • Zumo de naranja

Paso 2: Los estudiantes escribirán predicciones sobre cómo cada líquido afectará el proceso de oxidación de la manzana (usando la información aprendida en clases para respaldar sus predicciones).

Paso 3: Prepare y vierta cada líquido en su propio tazón, taza o bolsita. Asegúrese de etiquetar los líquidos y use la misma cantidad de cada uno.

Paso 4: Corta una manzana en trozos pequeños.

Paso 5: Coloque inmediatamente un trozo de manzana en cada líquido. Asegúrate de que el líquido cubra la parte blanca de la manzana. Deje un trozo de manzana fuera del líquido como variable de control.

Paso 6: Pasados ​​3 minutos, retire las manzanas del líquido y colóquelas en una fuente. Registre las observaciones.

Paso 7: Después de 6 minutos, observe las manzanas nuevamente y registre cualquier nueva observación.

Paso 8: Verifique las predicciones y realice una reflexión final. Los estudiantes usarán tanto lo aprendido en clases como sus propias observaciones para sacar sus conclusiones.


2- Experimento del hielo instantáneo

Este sencillo experimento científico requiere muy pocos suministros pero tiene un gran impacto. ¡Todo lo que tendrás que hacer es verter agua líquida y ver cómo mágicamente se convierte en hielo ante tus ojos!

Suministros necesarios:

  • Agua embotellada
  • Cuenco de vidrio o cerámica
  • Una bandeja de plástico o una bandeja de metal poco profunda para hornear
  • Cubos de hielo
  • Congelador
  • Niños curiosos

Pasos para la realización:

Paso 1: Pon las botellas de agua en el congelador durante dos horas. (¡Puede configurar un temporizador para recordar que debes sacarlas!) Colóquelas de lado para obtener mejores resultados, pero trate de no abollarlas.

Paso 2: Saque las botellas de agua del congelador antes de que se congelen. (Sabrá que están listas cuando se formen cristales al mover las botellas).

Paso 3: Coloque un recipiente de cerámica boca abajo sobre una superficie plana (como una bandeja) para recoger el exceso de agua.

Paso 4: Coloque un cubito de hielo encima de la superficie de vertido.

Paso 5: ¡Luego vierta LENTAMENTE mientras se forma hielo instantáneo!

Cómo funciona:

Este experimento simple pero asombroso es más que genial. La ciencia detrás de esto radica en la temperatura de congelación del agua y cómo se forman los cristales de hielo. Esto también se conoce como agua superenfriada o congelación instantánea. Cuando se alcanza la temperatura de congelación, las moléculas de agua se congelan formando cristales de hielo.

¿Por qué pusimos un cubito de hielo encima del cuenco? Porque es más fácil que las moléculas de agua se conviertan en hielo sobre cristales ya formados. A medida que los cristales de hielo se acumulan sobre los cristales de hielo existentes, eventualmente congelan toda la botella de agua.

El proceso de inicio de los cristales de hielo se llama “nucleación”. Esto comienza con una impureza, un rasguño o un trozo de polvo en el recipiente que contiene el agua. En este caso, la botella de agua. Un cristal de hielo se adhiere a la imperfección y los demás crecen en la parte superior. ¡¿No es genial la ciencia ?!


3- Experimento de la flor luminosa

Materiales necesarios para la elaboración:

  • Filtros de café
  • Marcadores lavables
  • Platos
  • Agua
  • Gotero de agua o jeringa
  • LED
  • Cable
  • Pinza de ropa
  • Batería CR2032
  • Tijeras
  • Cinta aislante (verde)
  • Mini taza individual o mini olla de barro
  • Limpiadores de tuberías

Pasos para armar la flor

Paso 1: El primer paso es decorar sus papeles con hermosos colores utilizando una técnica llamada cromatografía. Este proceso funciona mejor si usa colores secundarios y terciarios, ya que se separarán a medida que se esparzan, creando hermosos patrones en su papel.

Paso 2: Comience aplanando un filtro de café en un plato u otra superficie fácil de limpiar. Con un marcador lavable, dibuje un círculo rayado grueso aproximadamente a la mitad entre el medio y el borde. Puede usar un color, colores alternativos o incluso crear algunos círculos (deje un espacio amplio entre ellos). No hay reglas, excepto garantizar que se deje mucho espacio en blanco para permitir la difusión de los colores.

Paso 3: Ahora agregue aproximadamente una cucharadita de agua en el medio del filtro de café. A medida que el agua se mueve a través del papel, esparcirá los colores y, dependiendo de los elegidos, puede hacer que se separen.

Paso 4: Deje secar completamente.

Hora de armar el circuito

Paso 1: ¡Siempre debes probar el LED! Lo último que quieres hacer es construir tu flor solo para descubrir que tu LED no funciona. Simplemente deslice su batería entre las patas del LED. Si no funciona, dale la vuelta a la batería. Si aún no funciona, necesita un LED diferente.

Paso 2: Corte los cables y pele los extremos. Necesitas dos cables, de aproximadamente 8 pulgadas de largo. Pele aproximadamente media pulgada de cada extremo para exponer el cable. Estos son sus puntos de contacto entre su batería y el LED.

Paso 3: Tome el papel de filtro de café y agárrelo por el medio, enróllelo y juntelo para formar la flor. Debería tener un pequeño “tallo”.

Paso 4: Empuje las patas de la bombilla LED a través del papel justo al lado del tallo.

Paso 5: Ahora envuelva un cable firmemente alrededor de la primera pierna. Repita con el otro cable alrededor de la segunda pierna.

Paso 6: Deslice las patas del LED en el extremo de la pinza de ropa, de modo que una pata quede a cada lado. Pegue con cinta adhesiva en su lugar. Ahora pegue su tallo al otro extremo de la pinza para ropa. Esto es para ayudar a asegurar todo.

Paso 7: Envuelva los cables alrededor de la pinza para la ropa, luego sepárelos y envuélvalos individualmente alrededor de cada lado a medida que llega al extremo de sujeción de la pinza. Debe terminar su envoltura con la parte pelada de su cable en el interior de la pinza para la ropa.

Paso 8: Ahora deslice la batería en la pinza para ropa para que haga contacto con los cables. Si no funciona, dale la vuelta a la batería.

¡Tu flor ha cobrado vida!

Terminando la flor luminosa

Puede envolver la pinza de ropa con limpia tuberías verde para terminar y que se vea bien. Encontramos estos adorables vasos rojos en miniatura que eran las macetas perfectas para nuestros ramos de flores.

Para encender sus flores, simplemente abra la pinza de ropa e inserte la batería. Para apagarlos, retire la batería. No lo deje encendido durante largos períodos de tiempo. Con un poco de cuidado, su circuito puede durar mucho tiempo. ¡El mío todavía ilumina incluso años después de haberlo creado por primera vez!